Abril 1, 2020

Proyecto

Compartir

Aspectos técnicos:

El trabajo con los residentes se enfoca principalmente desde el plano psicosocial, apuntando al individuo y sus procesos que lo han llevado a vivir en situación calle, ayudándolos a encontrar las herramientas para salir de esa condición de vida o mejorando su situación actual.  Nuestro modelo de intervención tiene como base la Reducción de daños, a través la prevención que tiene como finalidad disminuir de manera jerarquizada y variada, los efectos negativos del uso de drogas, alcohol u otras  sustancias nocivas.

Esto se realiza aplicando un plan de intervención individual que profundiza en las áreas:

  • Individual
  • Social
  • Comunitaria

 

Reducción de Daños: Desde una óptica de promoción, buscamos la dignificación, a través de la disminución de la vulnerabilidad y daños asociados a las condiciones de calle, reconociendo y potenciando las capacidades y recursos de los beneficiarios, fomentando la vinculación social por lo que nuestra propuesta e intervención se realizar en forma dual, vale decir, con los beneficiarios en forma particular y grupal, esto permitirá el desarrollo de las tres líneas de trabajo de nuestro proyecto:

a) Habitabilidad responsable: cuyo objetivo es la entrega de herramientas de convivencia social, proyectar metas para su independencia habitacional o reinserción social.

b) Reinserción laboral: tema especialmente sensible. Un alto porcentaje de los beneficiarios o participantes del proyecto desarrollan algún tipo de trabajo, pero sin contar con las herramientas que les permitan proyectarse, se requiere el acompañamiento personal y la orientación para el cumplimiento de sus compromisos laborales y la administración adecuada de sus recursos, esto en vista de su reinserción social y laboral.

c) Acompañamiento psicosocial: entendido como el pilar que da soporte a las dos anteriores y la base para la superación.  En primer lugar, potenciar la participación del usuario en la toma de decisiones; en segundo lugar, asegurar que asume la responsabilidad de su propio proceso, y, finalmente potenciar sus capacidades. A su vez, es crucial, facilitarles las condiciones óptimas de trabajo en red y coordinación con instituciones atingentes.